Buenos días y buena suerte

El Lobo Feroz, tras ser expulsado de su cubil habitual y después de haber merodeado un par de semanas a la intemperie, reapareció ayer, martes 30 de marzo, en la sección de columnistas de El Español, y allí seguirá con los colmillos bien afilados, los músculos en tensión, el olfato atento y la mirada alerta. Sirva su primer aullido de editorial en este segundo número de La Retaguardia…

      Pocos días después de irrumpir El Español en el ruedo ibérico me dijo uno de sus máximos responsables que acabaría fondeando en este puerto. Razón llevaba. Ha corrido desde entonces mucha agua tirando a turbia bajo los puentes, pero aquí me tienen. Fue precisamente Pedro Jota quien me abrió las puertas de El Mundo el mismo día en que lo creó, de igual forma que años atrás me había abierto las del inolvidable Diario 16, y quien hace exactamente doce años y tres meses acogió en las páginas del periódico que entonces dirigía al Lobo Feroz, náufrago hasta ayer mismo de la arbitrariedad de una empresa contra la que, por elegancia, no quiero alzar la voz, aunque razones y estocadas no me faltarían. La vida es como es, y punto. Cada vez que una puerta se cierra, hay al menos una ventana que se abre. Corren ahora malos tiempos para la libertad de expresión, amenazada, como siempre, por el coronavirus del totalitarismo y la pandemia del servilismo, y sé que me estoy enrolando, gracias a la hospitalidad de quien la capitanea, en una carabela a bordo de la cual podré seguir haciendo lo que siempre he hecho: poner mi pluma al servicio de la libre opinión, de la independencia y de la búsqueda, coronada o no por el éxito, de la verdad. Palabras, sólo palabras, bien lo sé, que haré todo lo posible por convertir en hechos. Es la tercera vez, Pedro, que navegamos juntos. Ganas me dan de decir, un poco megalómano, como soy, que es el tercer viaje de Colón. Periodistas de los de antes somos y periodistas seremos en la nueva era que empezará cuando esta intrusa viral, nunca mejor dicho, se bata en retirada. Esperemos que así suceda, aunque yo, que además de ser megalómano tiro a apocalíptico, no estoy nada seguro. Creo que la naturaleza sale por sus fueros y se rebela contra la criatura humana que tanto ha abusado de ella. Los virus son entes diabólicos que no están sujetos a las leyes de la termodinámica, mutan a su antojo y se multiplican según baremos que escapan a nuestra comprensión. Ya veremos, pero que no nos vendan, como lo están haciendo, la esperanza de que tras esta debacle volvamos a la normalidad. ¿A qué normalidad? ¿A la misma que rindiendo idolatría a la religión del Becerro de Oro y a la estupidez del homo festivo ha generado la pandemia? No, no, por favor. Yo no quiero volver al mundo de hace tres meses. Yo quiero llegar, como Colón en sus viajes, al litoral del Nuevo Mundo. Que todo cambie para que la vida siga. No soy optimista, pero sí soy voluntarioso. Remaré a contracorriente en las dos columnas mensuales cuya singladura comienza en ésta. El Lobo, que es el más ibérico de todos los animales, seguirá aullando aquí por mucho que los carroñeros ululen a la luna. A los ocho años, como sabes, Pedro, fundé un periódico ológrafo y de ejemplar único que se llamaba, qué cosas, nada menos que La Nueva España. Ahora tengo ochenta y tres y acabo de fundar una revista digital ‒La Retaguardia‒ en la que mañana mismo, con tu venia, colgaré esto. El Español es un acorazado y mi revista. hoy por hoy, tan solo una chalupa, pero ambos forman parte de una sola flotilla. Pensé en renunciar al rótulo de El Lobo Feroz y de sustituirlo por El Francotirador, pero he optado por acatar la antigua norma del periodismo canónico: nunca debe tocarse una cabecera que funciona bien. Tan bien funcionaba la del Lobo que quizá por eso mismo han querido amordazarla. Canónico es el título de esta primera columna, amigos: Buenos días y buena suerte.

10 comentarios sobre “Buenos días y buena suerte

  1. Me podría confirmar si estas frases son medio verdad ?
    Miguel Hidalgo en la guerra de Independencia de México:
    “Si la batalla dura una semana, serán italianos. Si la batalla se alarga, es que son españoles”.

    Almirante francés sobre la gesta de los Tercios en Empel:
    “Cinco mil españoles, que a la vez eran cinco mil infantes y cinco mil caballos ligeros y cinco mil gastadores y cinco mil diablos”.

    Alemanes sobe la batalla de Nordlinger (1634 – Guerra de los treinta años):
    “… los españoles peleaban como diablos y no como hombres, estando firmes como si fueran paredes”.

    Coronel sueco en la batalla de Nordlinger (los suecos fueron derrotados en esta batalla):
    “Nunca nos habíamos enfrentados a un soldado de infantería como el español.
    No se derrumba, es una roca, no desespera y resiste paciente hasta que puede derrotarte”.

    Napoleón Bonaparte:
    “Si queremos dominar el mundo, antes debemos anexionarnos a los vecinos del sur; su arrojo y voluntad nos dará la victoria que necesitamos”.
    “A los españoles les gusta renegar de su país y de sus instituciones, pero no permiten que lo hagan los extranjeros”.

    José I Bonaparte:
    “Hacen falta muchos medios para someter a España, este país y este pueblo no se parece a ningún otro.
    No hay un solo español que defienda mi causa”.

    Cardenal Richelieu de Francia:
    “Tan cierto es que los españoles aspiran al dominio mundial como que sólo su escaso número se lo impide”.

    Adolf Hitler a sus generales cuando propusieron invadir España:
    “Ni hablar.
    Los españoles gobernaron una vez el mundo, es el único pueblo mediterráneo verdaderamente valiente, organizarían guerrillas en nuestra retaguardia.
    No se puede entrar en España sin el permiso de los españoles”.

    General alemán Josef “Seep” Dietrich (general de las Waffen-SS de Hitler):
    “Cuando veáis a un soldado desaliñado, indisciplinado y sin afeitar, cuadraros.
    Es un héroe español.
    Son valientes, duros, no ceden ante nada; qué orgullo me da que los españoles estén con nosotros”.

    Hipólito Taine, filósofo, crítico e historiador francés (1828-1893):
    “Hay un momento superior en la especie humana: la España desde 1500 a 1700”.

    Alexander Von Humboldt, naturalista y explorador alemán:
    “La Humanidad debe gratitud eterna a España, por la multitud de expediciones científicas que ha financiado y ha hecho posible la extensión de los conocimientos geográficos”.

    Me gusta

  2. Gracias Fernando. Veo talento, coraje y bondad, todo un prodigio, vaya. Buenas tardes ya y buena suerte también para ti. Un cordial saludo.

    Me gusta

  3. Veremos como acaba el idilio con su estimado director cuando el lobo muestre sus colmillos contra la dictadura del feminismo totalitario que tanto agrada al que lleva las riendas de su “acorazado” diario, cosas del cuore… espero que no le callen nunca D Fernando.

    Me gusta

  4. D Fernando, espero que cuando muestre sus colmillos, le dure su idilio con el director del acorazado diario, ya conocemos la especial predilección de aquél por la defensa del feminismo más radical y sus leyes. Cosas del cuore… Suerte y que no le callen nunca.

    Me gusta

  5. Cuando los tiempos sombríos se extienden, como dijo Evola, sólo habrá que saber quiénes quedan en pie entre las ruinas. Los hombres capaces de levantar la antorcha y pasarla a las nuevas generaciones. Y después cabalgar el tigre.

    Me gusta

Responder a Juan Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: