Cartas al director

Ferviente, férreo y ferruginoso Fernando, dos puntos, aquí me tienes. 

Tu neonata Retaguardia me ha recordado a uno de mis autores de cabecera y uno de sus libros más clarividentes –La Emboscadura-.  Los que ya nos  habíamos emboscado por elección, paradojas de la vida, llevamos mal este confinamiento -por lo que tiene de imposición, por más salutífera que se nos venda-.  Te envío tres artículos ya publicados en El Diario Vasco por si andas escaso de munición para tu semanario -cosa que dudo-, y sin otra intención que la que acabas de leer. Cierto y bien cierto. Nunca son más operativas las quintas columnas que desde los cuarteles de invierno. Dragó convertido en el teniente Drogo, ante un Madrid amurallado, una frontera muerta, como en El desierto de los tártaros. ¿Dónde queda la gloria ante un enemigo invisible? Tal vez en esa batalla fantasmal, la de los que siguen escribiendo. 

Con mi enhorabuena, 

un fuerte abrazo. 

Álvaro Bermejo. 

6 comentarios sobre “Cartas al director

  1. Apague y lea es un buen consejo; y mejor es apaga, lea y escriba, aunque sean tonterías y nece-nadas como las mías. Yo personalmente no tendré tiempo, querido Fernando, con la rutina del trabajo, así que aprovecho este confinamiento. Espero que no sea el ùnico.

    La nevera.

    La nevera aparece vestida de rojo, goteando lágrimas de un rojo intenso. Tal vez la carne cruda dejada hace tiempo. Se limpia y al día siguiente sigue igual. Que extraño las manchas carnosas que aparecen en esa nevera cual persona sufriendo ulceras sangrantes. Extraños ruidos por la noche se oye que salen dentro de ella. ¿Es un mal funcionamiento, tal vez algo más?. Un tormentoso pesar me llena el alma de pesar en que podría suceder además de fallos en su trajinar de máquina. A la semana, el gato faltaba ¿Donde se había metido el animal que me hacía compañía? De repente, miedo y temor me sobrevino con un temblor de escalofrío que invadía todo mi cuerpo; y sospechas que me hicieron palidecer y casi perder la locura llegaron de repente. ¿Y si el gato en el congelador se quedo atrapado? Hice retirar la nevera y sustituir por otra. Pero extraños ruidos siguieron despertándome en la noche y no se porque.

    El viejo dibujante.

    Su mano temblaba, como en aquellas épocas de frio y miseria, en las que la humedad le dejaban estremeciendo todo su cuerpo. Su mente, detrás de la arrugada frente, escaseaba ya en memoria. Los ardientes años de sus juventud habían pasado. La habitación, pobremente iluminada con un pequeño flexo, en el cual una de esas bombillas modernas había dejado paso a las bombillas que Juan había conocido de siempre, y con las se iluminaba para afanarse en sus láminas de a veces hermosas historias, otras veces trágicas, otras para algún periódico en los cuales contaba y ilustraba las noticias.

    En sus ojos unas lagrimas asomaban de amargura y desdicha. Su pulso se sentía irregular y débil. Sus mejillas abultadas y su cara envejecida por los años y piel colgante provocada por la perdida de peso. A su lado un bastón que siempre le acompañaba como perro fiel, pues lo necesitaba para caminar. La sordera le impedía oír a primeras, y necesitaba la mayorías de las veces una segunda, e incluso una tercera repetición para entender. En sus labios se notaba el bamboleo y el ir y venir de su incipiente tembleque. Aquellos ojos parecían reflejar una vida intensa y plena de recuerdos y más recuerdos; estos eran parte de sus herramientas de trabajo, al igual que sus manos. No necesitaba más que algún lápiz afilado y otros utensilios sencillos. El ordenador con sus programas los había utilizado durante un tiempo, pero pronto abandonado, dejando a las generaciones más jóvenes su empleo. Pero a pesar de ello sus trabajo artesanal era muy apreciado.

    Sus recuerdos iban y venían como mareas y olas del mar; y aquellos ojos brillaban a la par que sus recuerdos, como centelleantes espejos de épocas ya pasadas, pero que para él eran muy reales, pues las sentía como presente, más incluso que el propio presente, más que el propio pasado cercano, más que el pasado de hace unos pocos años. En el corazón de la noche, cuando más soplaba el viento y somnolencia hacia acto de presencia, al igual que lo hacían los fantasmas del pasado junto a los fantasmas de la imaginación, un relámpago sobresalto a Juan. Después del estruendoso ruido del trueno, vino el silencioso murmullo de su pasado.

    Un pasado de hace 65 años, cuando niño. La ciudad estaba cubierta de una gran capa de nieve que la noche se había ocupado de acumular. Juan salió camino de la escuela. Se veían ratas corretear por la capa blanca cerca de las bocas de alcantarilla …

    Me gusta

  2. Enhorabuena, referente de todos y cada uno, y, por supuesto, sin nada que ver con ningún otro, de los anarcoindividualistas. Suerte y al toro, que aquí estaremos!!

    Me gusta

  3. Resulta bastante desalentador todo lo que está sucediendo en mi querida España. La pandemia no es lo más grave. Pues ésta pasará, aunque el coste en vidas resulte demoledor. La naturaleza es un dispositivo divinamente diseñado, que se rige por leyes desconocidas para el ser humano, y cuyos objetivos son igualmente desconocidos.
    Lo más grave es la capacidad que tiene, en este caso el actual gobierno, para empeorar la triste situación por la que estamos pasando.
    ¿Cómo es posible que unos incapaces, por ignorantes y sectarios, hayan podido encaramarse a los mandos de esta gloriosa nación, en medio de la tormenta perfecta? Y más importante todavía ¿Cómo y cuándo vamos a desembarazarnos de esta peste, poniéndolos en manos de la justicia?
    A la primera cuestión se responde fácilmente. En una sociedad donde sin prisa, pero sin pausa se han ido arrumbando conceptos como el del esfuerzo, la excelencia, la responsabilidad y la ejemplaridad ¿Qué esperaban ustedes? Esa misma sociedad donde la moral social y la ética individual se pueden resumir en la siguiente máxima: “hoy por ti, mañana por mi” ¿Qué esperaban ustedes? Que la divina providencia viniera a remediar todos nuestros desafueros. Ni a los israelitas les pasó Dios por alto su nefasto comportamiento. Y eso que eran el pueblo elegido.
    Pero vamos con la segunda interrogante, desde mi humilde punto de vista, la más relevante. Este gobierno que tenemos practica, sin ningún tipo de pudor, el viejo aserto anarquista de “la propaganda por el hecho”, es decir: el terror (explicación para víctimas de la LOGSE y demás iletrados). En este caso el terror, de momento, es sólo informativo. Mediante el cual tienen acochinada a la oposición, sirviéndose de unos medios de comunicación, que actúan imponiendo el pensamiento único, como sicarios que son del actual gobierno sociopodemita/narcocomunista. ¿Qué opción tenemos los que lo padecemos? Me permitiré sugerirles un texto de un español decente, el Sr. Gustavo Bueno:
    “Solo quedará acogerse a la “dialéctica de los hechos”, sin que pueda decirse que, en lo que a la cuestión de España concierne, sea “más racional” inhibirse de toda acción. ¿O es que hay que considerar “más racional (a veces, más sabio) a la conducta del individuo que se inhibe cuando otro le arrebata lo que considera suyo que al individuo que resiste, o incluso ataca (con las letras –las leyes- o con las armas, si las letras son insuficientes) para mantener “su propia identidad”?
    Yo añadiría ¿su propia subsistencia democrática?
    Y el que quiera ver que vea.

    Me gusta

  4. Solo quiero hacerle saber a S. Drago la ilusión, agradecimiento Y cientos de Etc, Etc. de alegria de que exista y siga publicándose mucho después , del maldigo Cocovirus19 y haya desaparecido para SIEMPRE este estupido y Muy Malvado gobierno. Un gran abrazo a ti Sr. S. Drago Y todos tus amigos/colaboradores.
    Juan Ignacio desde El Real Sitio y Villa de Aranjuez

    Me gusta

  5. EL SILENCIO DE LOS CORDEROS 16 de mayo de 2.020

    Estimado Señor Sánchez Dragó:

    En primer lugar, mis felicitaciones por mantener su vitalidad y crear este medio de comunicación que por el momento está fuera del alcance de las garras de los que falsamente se autodefinen como defensores de la libertad.

    Mi escrito trata de la frase “España es diferente”, lo cual es verdad, dado que pocos países existen con tanta diversidad geográfica que va desde desiertos a casi nieves perpetuas, pasando por dehesas, huertas ubérrimas, reservas biológicas, maravillosas playas que nada tienen que envidiar a cualquiera del resto del mundo etc, etc.

    Si hablamos de gastronomía, es para quitarse el sobrero y está avalada por el reconocimiento internacional de aquellos millones de personas que nos visitan cada año, y cuya variedad voy a omitir para no cansar al lector y que creo innecesaria pues todos los españoles la conocemos sobradamente.

    En el capítulo de cultura, historia, arquitectura, ingeniería, etc., podemos presumir de estar en una posición envidiable, pero ……………. y ahí está mi reflexión, dicha frase, creo se definiría mejor con esta otra “ los españoles son diferentes”.

    No creo exista otro país en el mundo donde sus ciudadanos en lugar de mostrarse orgullosos de España y defenderla ante los ataques que hemos y seguimos sufriendo (el distorsionado por no decir falso relato de nuestra historia plasmado en la Leyenda Negra, los falsos tópicos negativos, el ninguneo a nuestra contribución decisiva a la ampliación y civilización del mundo en aquel momento conocido, etc, parece increíble para un pueblo que ha sido capaz de realizar gestas gloriosas, al mismo tiempo que parte de él, aplauda todas esas manifestaciones de animadversión.

    En conclusión, creo que poderes tanto internos como externos, empleando para ello todos los recursos tanto financieros como mediáticos de los que disponen, se han propuesto la destrucción de una nación con cinco siglos de historia, y lo que es más lamentable, con el apoyo de muchos de aquellos que somos los perjudicados por este plan siniestro.

    Desde hace bastante tiempo, a nivel interno, se está propiciando una degeneración progresiva y constante de la base cultural, que es la enseñanza, increíblemente para facilitar los propósitos de aquellos que desean nuestra desaparición como pueblo soberano y diferenciado, buscando quizás la aceptación progresiva de eso que llaman Nuevo Orden Mundial.

    Y al parecer lo están consiguiendo, porque cada vez es más clamoroso en nuestra sociedad, el silencio de los corderos.

    Saludos Cordiales.

    Francisco Costa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: