EARLY BIRDS

Que no nos falte la poesía. Es una herramienta de emoción y de conocimiento. Siempre habrá aquí un poema. Hoy, uno de Roger Wolfe. Esta semana, además, el poeta recita sus versos. Puedes escuchar el audio aquí.

 

Las seis de la mañana

y he bajado con el perro.

La luna está entre gasas.

Vaga neblina; la temperatura

—dice diez la marquesina—

es ideal. De todos modos,

llevo tres capas, chaquetón, bufanda,

gorra de lana de las Hébridas,

y por si todo eso fuera poco,

los guantes en uno de los bolsos.

Hay humedad —barro bajo suelas—

y el mundo está callado; calladísimo

(el mirlo ha cantado hacia las cinco,

y su silencio, ahora, me habla

con otra voz. Él y yo nos entendemos).

Hacía meses —no sé si meses;

mucho tiempo en cualquier caso—

que no revivía esta rutina. Qué bien,

me digo; qué bien, estar de esta manera

a solas con el mundo, una vez más.

Suelto al can; el pobre

está muy viejo, pero aún trota

y olisquea alrededor de las farolas.

Pasa un individuo

enfundado en un abrigo

y un gorro montañero

con cables colgándole de los oídos.

No sé de dónde viene;

no sé a dónde va. Es la figura

que exige toda escena urbana.

Ya se ha ido.

Tomo aire

y lo expulso lentamente

con un profundo gesto

de satisfacción.

ROGER WOLFE

Febrero de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: