Sanidad de andar por casa

Por: Fernando Sánchez Dragó.

En casi todos los domicilios hay un botiquín mejor o peor surtido y en el que buena parte de los fármacos existentes son de hoja caduca y, en efecto, ya han caducado. Pero, además de eso, en el ámbito doméstico siempre debería figurar, y más aún en días como estos, un utillaje de imprescindibles herramientas sanitarias. Tres, como mínimo, pero estoy casi seguro de que en la mayor parte de los casos faltan dos de ellas. A saber…

Para empezar, el termómetro, y mejor aún si es de los antiguos, de esos en cuyo interior sube y baja una columnita de mercurio. En España, que yo sepa (y lo sé porque he intentado comprarlos en infinidad de ocasiones), ya no se fabrican ni se venden. Somos más modernos que nadie. Yo los traigo de Japón, ese país modélico donde muchas cosas siguen haciéndose a mano. Los termómetros electrónicos funcionan fatal. O sea: funcionan sólo a veces, como internet, y de las cosas con las que sucede eso siempre se ha dicho, a secas. que no funcionan. Borges, con su sorna habitual, comentaba que una escalera siempre sirve para subir o bajar y que jamás una cuchara se había negado a acercar la sopa a su boca. Amén.

El segundo instrumento es un brazalete de ésos que  miden la tensión, sistólica y diastólica que sea, y el ritmo de los latidos del corazón. Yo, desde hace muchos años, la utilizo varias veces al día. No hace falta llegar a tanto, pero a mí, qué quieren, hacerlo me entretiene mientras escribo.

Y, por último, el oxímetro. Me refiero a ese especie de dedal activado por una batería en el que se introducen, a elegir, o a añadir, los dedos índice o corazón de la mano derecha o de la izquierda. Yo que, soy de naturaleza exagerada y perfeccionista (es decir: un poco neurótica), me lo aplico en las dos. Miden el índice del oxígeno que, bombeado desde los pulmones por el riego sanguíneo, llega a nuestras extremidades. Lo óptimo es tenerlo entre 97 y 95; lo subóptimo, entre 95 y 90; por debajo de esta última cifra lo prudente es acudir al médico… El coronavirus mata, generalmente, por asfixia, así que más vale que quien no tenga un oxímetro en casa se vaya corriendo a la apoteca o lo encargue por internet.

Y ahora perdonen ustedes que ponga abrupto fin a esta columna. Tengo que tomarme la fiebre, que medir mi tensión y que controlar el oxígeno que mi corazón envía al dedo corazón. ¿Redundancia? Pues sí, pero en tiempos de tribulación todas las precauciones son pocas. 

Artículo publicado en La Razón el 11 de abril de 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: