Clausus sum-1

Por: José María Fernández.

Ya ven que de vez en cuando pongo alguna palabra en latín. Lo hago para que los del gobierno comunista no me entiendan porque les tengo miedo. Me da pánico que me detengan y me den hasta en el cielo de la boca. Los comunistas son perversos y perseverantes. Los conozco bien. Los he sufrido los últimos años de estudiante en la Universidad de Oviedo y durante el tiempo que estuve de profesor en la de Tarragona. Aburrían al sursum corda con sus asambleas, reuniones, tomas de contacto para conseguir lo que querían, normalmente hacer huelga general porque el profesor, fulano de tal, tenía unos zapatos azules y hacía gala de ellos: Era un fascista. También se convocaba una huelga por asuntos inverosímiles, tales como que el alumno equis, que vivía desamparado, sin protección y sin dinero, había tenido que ceder el paso al profesor equis dos que siempre iba engolado y mirando al frente con la frente levantada, la de los fascistas y pasaba sin reparar en los alumnos con los que se cruzaba.

Asamblea mañana y tarde y así hasta que se quedaban solos y sin oposición votaban la “democrática huelga”. Son recalcitrantes. Es muy difícil sacudírselos de encima. Te mandan emisarios que ellos creen que son de tu confianza para que te convenzan.

Por esto y por todo esto soy pesimista respecto a que podamos desalojar por las buenas a este gobierno comunista y propalar que tandem aliquando Sanchez ex urbe eiecimus”. Y es que lo de que “por fin hemos echado de Madrid a Sánchez” me da miedo decírselo hasta en latín. Me estoy haciendo un cagueta, pero es que esta gente…

2 comentarios sobre “Clausus sum-1

  1. No es asunto del valiente
    desconocer el temor,
    ¿cómo armarse de valor
    si aquél es inexistente?

    Pero de cuerpo presente
    con su dedo acusador
    es alas de transgresor
    y lastre de penitente.

    Si afrontar o no afrontar
    es cuestión a sopesar
    entre el quiero y el no puedo,
    fértil es Seca enseñanza
    pues dejará perduranza
    la venganza de don Miedo.

    El Andariego de Ganesh Krishnamurti.

    Ánimo y a pelear, total qué tenemos que perder, ¿el oremus?

    Me gusta

  2. Acabo de compartir su escrito en mi muro de Facebook. no creo en absoluto que vd. sea cobarde, cada uno usamos diferente tinta de calamar para escabullirnos. Demasiada ironia para ocultar tanto talento. siga con us clases de latin a “magnis itineribus”si fuese preciso. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: