¿Cómo surfear este tsunami?

Por: Luis Ruiz Aja.

Buena parte de la población planetaria vivimos actualmente un tsunami de emociones encontradas, situaciones complejas, sucesos inesperados y pérdidas irreparables. Las privilegiadas generaciones crecidas en el llamado “Primer Mundo”, sin guerras ni penurias económicas y contando con un sistema de bienestar público, hemos visto ―horrorizados― como nuestra burbuja estallaba en mil pedazos, mostrándonos que el supuesto “Progreso” era en realidad un gigante con pies de plomo.

De repente, el pánico, la incertidumbre, la tensión y la desesperanza se han apoderado de nosotros. La palabra tan de moda “Resiliencia” se hace hoy más necesaria que nunca: ¿cómo conseguir resistir con los menos daños personales y globales-posibles?, ¿dónde se descargan las instrucciones para surfear este tsunami?

Antes de nada conviene no olvidar la máxima oriental de que ―afortunadamente― todo pasa y también lo hará esta crisis. Además, si comparamos nuestra situación con otras catástrofes históricas (pestes, guerras, holocausto judío, totalitarismos, terror atómico…), concluiremos que nuestro confinamiento, con agua, luz, calefacción, comida, tecnologías… resulta bastante más soportable. En ese sentido puede resultar útil acudir a otras experiencias de supervivencia en confinamientos realmente terribles, como la de aquel equipo de rugby uruguayo cuyo avión se estrelló en 1972 en los Andes enfrentándoles a una auténtica pesadilla que duró 72 días e incluyó temperaturas gélidas, aludes mortales, antropofagia con sus amigos muertos y la devastadora noticia de que les habían dado por muertos, por lo que la única solución posible pasaba por intentar lo imposible: atravesar los nevados Andes a pie, sin ningún tipo de preparación ni material de escalada.

Recientemente estos supervivientes, ya ancianos, han creado una Fundación de ayuda humanitaria y se han decidido a aportar su experiencia a través de conferencias y libros autobiográficos, de cuya lectura podemos extraer algunas conclusiones muy útiles para afrontar la crisis actual:

Ayuda mutua. Una de las razones del “milagro de los Andes” consistió en aplicar los valores que el rugby les había inculcado: férrea disciplina, unión y trabajo en equipo, primacía del interés general sobre el particular, ayuda constante a los compañeros que lo necesiten. Esto resulta fundamental para abordar la actual pandemia, tanto a nivel micro (familiar) como a nivel nacional y global (socio-político). La opción contraria de optar por la política del “sálvese quien pueda”, el reproche y enfrentamiento, o el buscar un “culpable” o enemigo exterior puede tener consecuencias funestas, a la luz de la historia.

Aquí y ahora (pero sin perder la esperanza). Los dos expedicionarios que lograron atravesar los Andes y salvar a sus compañeros centraron toda su consciencia en superar cada difícil situación que se iba planteando, huyendo de la nostalgia del pasado y de la preocupación o miedo por su oscuro futuro. A los moribundos les animaban al grito de “¡respira!, porque mientras lo hagas seguirás vivo”. Roberto Canesa cuenta que la técnica que le permitió atravesar los Andes consistió en centrarse única y exclusivamente en dar el paso siguiente, porque cualquier otro análisis le hubiera llevado al convencimiento de su inminente muerte. Luego adoptó esta práctica de centrarse en el siguiente paso como filosofía de vida, sobre todo en situaciones complicadas.

De modo similar, su amigo Nando Parrado, quien vio morir en el accidente a su madre y hermana, se puso como único objetivo sobrevivir para volver a casa con su preocupado padre en lugar de rendirse y dejar que el dolor por las pérdidas le paralizasen. Por su parte, Arturo Nogueira antes de morir solía repetir para animar al resto: “incluso en este lugar, aunque suframos, vale la pena vivir la vida”.

Sentido del humor. Todos los supervivientes coinciden en que el humor fue una tabla de salvación a la que recurrieron a menudo durante su infortunio. Paradójicamente el humor negro, el reírse de sí mismos y de su situación, los chistes verdes… estuvieron muy presentes esos días, como lo ejemplifica la anécdota de aquella asamblea en la que debatieron si recurrir o no a alimentarse de los muertos, ante la grave inanición que sufrían. Finalmente fue el comentario jocoso de uno de los que se hallaban más graves lo que rompió la tensión del momento, provocó la carcajada general y convenció a todos de que debían dar el traumático paso “¡Oíd: como me muera y no me comáis, bajo y os doy una patada en el culo, por huevones!”.

Espiritualidad. Palabras como “fe” pueden tener una connotación negativa para aquéllos que no profesamos religión alguna. Sustituyamos entonces el término por “confianza” en su triple manifestación: hacia uno mismo, hacia los demás y hacia el “Todo” (en el sentido que cada uno conciba los niveles de sabiduría profunda a los que todos tenemos acceso: como Divinidad, Yo Interior, Consciencia Cósmica, Inteligencia Superior, Energía amorosa…). Todos los supervivientes tuvieron experiencias de estados ampliados de consciencia en los Andes y regresaron con un enfoque espiritual de la vida que les ayudó durante la tragedia y en su vida posterior. Incluso aquéllos menos religiosos como Nando Parrado, cuyo dolor por las muertes de su familia y amigos le alejan de una idea “convencional” de Dios que pudiese permitir estas terribles situaciones, confiesa en su libro cómo una energía amorosa de vida le ayudó a superar la presencia continua de la muerte: “Entonces me di cuenta de que existía algo en el mundo que no era muerte pero era igual de imponente, resistente y profundo. Era el amor que sentía en el corazón […]. Había algo más grande que yo, algo en las montañas, en los glaciares y radiante cielo […]. Cuando sentimos lo que llamamos amor, en realidad estamos sintiendo nuestro vínculo con esa imponente presencia. Aún lo puedo notar cuando mi mente se relaja y presto realmente atención”.

En definitiva, la impactante experiencia de aquellos chicos, hoy ancianos, resulta muy aleccionadora para contestar a la pregunta que da título a este artículo. Y la respuesta se resumiría en un subtítulo final: “Amor/Humor para combatir el Temor/Terror”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: