Forrest Gump y las decisiones vitales

Por: Iván Gallardo.

Decía el simple y amado por todos Forrest Gump la archifamosa frase “la vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar” (Robert Zemeckis, 1994). Esta cita, comodín para salir del paso de todo aprendiz de cine con ínfulas de un gran conocimiento del celuloide, se puede aplicar a tantos y tan diversos temas como la vida misma, el amor, la familia, los libros o el propio cine. Y no es de extrañar, dado que Eric Roth, guionista del aclamado largometraje, redunda en el famoso tópico de un futuro no escrito, incierto, forjado por nuestras propias acciones y decisiones vitales, sin impedimentos o trabas de ninguna clase. 

La vida es una sucesiva concatenación de decisiones vitales, todas de igual importancia pero con una marcada jerarquía en nuestra conciencia, que las subdivide en función a nuestros deseos o aspiraciones, en un momento y un lugar concretos. En un primer momento esas decisiones son tomadas por nuestros padres o tutores legales que inducidos por el contexto político, social y económico en el que se encuentran rodeados se proyectará de una forma u otra en nosotros. Forrest se ve influenciado por las decisiones de su madre, cargadas del amor maternal propio. Cuando es adulto, se ve influenciado por sus “amigos” y Jenny, retratada como una Janis Joplin rubia, representante de los valores de la contracultura de los sesenta y el amor por antonomasia del protagonista 

Al igual que Forrest, las decisiones que tomamos nos guían por una senda de innumerables bifurcaciones, de las cuales debemos elegir la que en ese momento creamos que es la más sensata. Todas y cada una de ellas, las correctas y las incorrectas, no son buenas o malas elecciones, sino un nuevo sendero desconocido para nosotros, algo inexplorado que nos va a reportar sin ningún ápice de duda conocimientos y vivencias inesperadas, tanto para bien como para mal. Esto puede redefinir nuestro futuro y trocarnos el pensamiento, así como el gusto por unas ciertas personas, objetos o materias que antes ni soñábamos que existían o que nos influirían en tal grado. El entrañable protagonista de nuestra película, un Tom Hanks oscarizado por segunda vez de manera consecutiva, se lanzó a pescar gambas sin tener conocimientos previos sobre ello pero decidió optar por ese camino de espinas erigiéndose en albacea de su amigo Bubba y cumpliendo la última voluntad de éste. Fue esta decisión, la de formar una compañía pesquera y no otro negocio, lo que le permitió al teniente Dan, héroe defenestrado de la Guerra de Vietnam, invertir los beneficios obtenidos en una puntera compañía informática llamada Apple, que les otorgarían unas rentas millonarias a Forrest y a él mismo.

Es por todas las decisiones elegidas, desde practicar el tenis de mesa y competir contra el equipo chino hasta el correr hacia ninguna parte intentando huir de todo, tal vez, buscando un sentido a la vida. La decisión de amar únicamente a un espíritu errante y libre como Jenny, muy lejos de la mujer convencional de la época, y conformarse con pasmosa resignación con las pequeñas migajas de amor que ésta le daba esporádicamente, es lo que conforman la vida del protagonista de Forrest Gump, pero que sin ninguna duda podíamos ser cualquiera de nosotros. En ningún momento Forrest recapacita si obró bien o mal, si canjearía alguna decisión de su vida, incluso cuando optó por salvar la vida del teniente Dan y no dejarle morir como él deseaba. Menos aún, en su relación con Jenny, de la cual, lejos de abandonarla a su suerte por culpa de un amor no correspondido durante años o recriminar lo sucedido, acepta al hijo biológico de ambos perdonando per se a la madre que, infectada de VIH, regresa al calor del hogar para morir y generar así un nuevo comienzo, una nueva decisión vital para Forrest. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: