La España de hoy y “un enemigo del pueblo”

Por: Salvador Harguindey.

Algunos de los más grandes escritores de la literatura universal han dado a conocer algunas de sus obras y personajes más conocidos con títulos y nombres que esconden una ironía nacida del sufrimiento y la frustración que a sus extremas sensibilidades les producía desde las circunstancias de sus vidas el desencanto de la realidad externa. Así, al personaje literario más santo, generoso, sencillo y espiritualmente elevado, al que por todo ello nadie comprendía y del que todos se mofaban, Dostoievski le adjudicó el nombre de “El Idiota”, a su vez título de una de novelas más grandes de la literatura de todos los tiempos. En la misma línea merece prestarse atención a una corta pero también gran obra universal que indirectamente refleja la situación actual de este heterogéneo país llamado España, dominado por la mediocridad, el egoísmo y la corrupción política, moralmente hundido por la superficialidad y estupidez modernas, cuando no por la hipocresía, un desenfrenado partidismo narcisista y confrontador, aparte de la auto servil malevolencia y cinismo de ciertos medios de comunicación, visuales y escritos, con la inestimable ayuda de ese nuevo cáncer metastático que son las redes sociales.

A la corrupción, hipocresía e indecencia de tanto “político profesional” (quién inventaría tan malévola entidad) se refiere la inmortal obra de Henrik Ibsen, también muy irónicamente titulada Un enemigo del pueblo. Dicho “enemigo del pueblo”, y al revés nos lo dice Ibsen para que le entendamos, es el heroico médico Dr. Thomas Stockmann, la única persona decente en la sociedad democrática (¿democracy o demon-crazy?) en la que se desarrolla la trama, alma gemela de la sociedad española actual. Al final, los políticos profesionales tan demócratas como corruptos, incapaces de doblegar la voluntad del Dr. Stockmann ni convertirle en un hipócrita más a pesar de las propuestas crematísticas con las que es tentado, es declarado oficialmente “Enemigo del Pueblo” por no aceptar someterse a la legalidad vigente y a la opinión de la mayoría, siendo atacado violentamente en su propia casa para ser finalmente desahuciado de su hogar y obligado a desterrarse de su propio país. Incidentalmente, ¿no le recuerda esta historia al lector a todo lo que emponzoña la sociedad española en estos momentos? Sucede exactamente lo mismo. Se le llama indecencia e incultura, inutilidad política, hipocresía, mediocridad, intereses personales y egocéntricos disfrazados de “ideologías”, etc. En resumen, ese mundo de los inflados egos que lleva camino de desaparecer hacia su propio infierno con sus narcisismos ―el pecado mortal de la humanidad presente― y sus degeneraciones, en forma de ego-ísmos, ego-centrismos, ego-manías y ego-latrías. Y eso que no estamos hablando de ese tío Gilito y peligroso botarate de Donald Trump.

Para resumirlo en palabras del añorado filósofo y amigo Raimon Pannikar (¡señores políticos profesionales, lean ustedes: El espíritu de la política, Editorial Península, 1999!), donde se dice con toda la razón: “El sistema está podrido, los parches ya no sirven, la metástasis es total. Necesitamos una renovación completa, un renacimiento desde el origen, y esto es una tarea del espíritu”. Para empezar, habría que acabar con la existencia de esa maléfica entidad de “el político profesional”. Y es posible. Tan sólo hay que cambiarlo por una “política vocacional” de aquéllos que no necesiten ni busquen dinero, fama o poder, ni sean ésos sus valores. Lo que recuerda a la frase de Dostoievski: “Para gobernar a los seres, hay que amarlos”. Mientras, los políticos profesionales, los auténticos enemigos del pueblo, como en la pequeña pero gigantesca obra de Henryk Ibsen, que se ganen la vida haciendo otra cosa, si es que muchos de ellos valen para algo más que para destrozar este país y llevarlo hacia un progreso, ahora llamado progresismo, que no es más que una espiral rápidamente descendente hacia la agudización de cualquier conflicto, pues de eso viven, y así a la ruina, el caos, la psicosis sociopolítica, el conflicto eterno como respuesta final y, sobre todo, al entierro del espíritu humano.

8 comentarios sobre “La España de hoy y “un enemigo del pueblo”

  1. España es un paradigma de esos políticos que ud. describe. Muchos, muchos, ya desde jovencitos, entran y se centran en la política y medran en ella, no para servir sino para servirse; ególatras mesiánicos que necesitan satisfacer su inmensa vanidad con micrófonos en las narices, mullidas alfombras, coches oficiales, escoltas, admiradores, aduladores, portadas… y llenar sus bolsillos y los de sus familiares y amiguetes, simultaneamente.
    Le invito a una reflexión ¿porqué la mayoría de los políticos que padecemos en España son semejante chusma? He llegado a mi propia conclusión: creo que, como antaño se decía en ciertos ámbitos, “el jefe imprime caracter”. Hace más de cuatro décadas, el nuevo jefe del estado se rodeo de una tripulación a su imagen y semejanza. Y el tiempo demostró que ni él ni sus escogidos eran un ejemplo de integridad, ni en lo personal ni en lo político, sino lo contrario. De ahí para abajo todos los estamentos fueron pudriéndose, y toda suerte de vividores inundaron la política española.
    Al sr. Trump, que no carece de un ego superlativo y de maneras histriónicas, hay que concederle, al menos, y es mucho, que no envuelve su ego en hipocresía, que dice lo que piensa y que ya disfrutaba de su fortuna como empresario antes de meterse en política y sus medidas económicas han reducido la tasa de paro al mínimo en décadas, beneficiando a la mayoria de sus compatriotas. Que mayoritariamente volverán a elegirle en noviembre. De botarate nada.

    Me gusta

  2. Estoy de acuerdo con Euduvigis xq dijiste que Trump no es un botarate … cierto…no es la palabra correcta . Loque es un estúpido infinito …Como dijo Einstein la estupidez humana es más infinita que el universo y este hombre le da toda la razón
    …Sobre Trump si alguien quiere leer el artículo que escribí en inglés y que ha tenido 400.000 entradas en Estados Unidos solo hay que poner en google Trump, Harguindey. Gracias x el comentario. Por cierto después de vivir 11 años en Estados Unidos trabajando como médico me volví porque no podía soportar la estupidez del americano medio …es la principal característica de esa sociedad y probablemente pueden volver a elegir al imbécil y megalómano.

    Me gusta

  3. Trump puede ser histrión, agresivo, maleducado, sí…a veces. Pero es, siempre, víctima de una legión de medios de manipulación, editores, directores de cine o artistas que trabajan al servicio de y engrasados por sus oponentes, y que aprovechan cualquier ocasión para su desprestigio.
    Un estúpido infinito jamás sería capaz de crear ni dirigir un grupo de empresas como el suyo, ni de reducir las tasas de paro de su nación a mínimos históricos, ni de sostenerse y vencer en una campaña electoral con poderosísimos enemigos en su contra.
    Por otra parte, el americano medio no es ni más ni menos estupido que el español medio, por comparar dos especímenes que también conozco y puedo valorar. Eso es una evidencia de cajón de madera de pino, que sospecho se extiende a media humanidad de ambos hemisferios, tirando por lo bajo. Por cierto, ese americano medio ha sido el mismo que eligió en su dia a Obama, o a Bush o a Clinton. Al menos concedámosle el talento de ser capaz de modificar su voto, de no ser esclavo de una ideología ni de un partido; eso les engrandece, no les hace más tontos.
    Cabe decir también que las generaciones de americanos medios han forjado y ahora disfrutan de una sociedad con una renta per cápita de las más elevadas del mundo, donde se genera la última tecnología en medicina, transporte, investigación espacial, energía y tantas otras, de las que el resto del mundo se beneficia también. Una sociedad con una capacidad y libertad de creación que arrastran al resto del planeta, en cine, televisión, teatro, literatura, arquitectura o música. Americanos medios que aprenden desde niños a respetar la libertad del prójimo y a defender la suya, y a amar a su patria. Americanos medios que forman una sociedad de las que muchos millones de seres humanos quisieran formar parte y de la que muy pocos se marchan voluntariamente.
    Por algo será.
    Solo desde la arrogancia más pueril se puede calificar de estúpida a la sociedad americana. Arrogancia infinita, superlativa. Y ridícula.

    Me gusta

      1. Y si además un día llegas a ser capaz de comprender lo que lees, tanto mejor.
        No he dicho que el artículo sea arrogante o pueril, me refería, como es evidente, al lamentable comentario sobre la sociedad americana.
        Es más, el artículo, que dudo lo hayas escrito tu, me parece muy bueno, salvo los comentarios dedicados a Trump.
        Lo dicho, intenta aprender a redactar y a entender lo que lees.

        Me gusta

    1. No creo que me altera ego el doctor Thomss Stockman de mi articulo esarrogante ni pueril por lo cual  es medicamente  recomendable por su propio bien vuelva su psiquiatra y que le doble la dosis de medicaciónEnviado desde mi smartphone Samsung Galaxy.

      Me gusta

  4. Estimado Salva: Así no hay manera, a ver si un dia aprendes a escribir como Dios manda y podemos seguir departiendo. Que se te entienda, aunque solo sea un poquitín…

    Me gusta

  5. me cuesta escribir aquí se me borra Eduvigis me puedes mandar tu email y sigues manteniendo tu anonimato yo odio los anonimatos
    .. como decía John Lennon todo el mundo tiene un secreto menos yo y mi mono
    .. en fin hablo rápido…i el artículo lo escribí yo y te puedo mandar uno parecido sobre el mismo tema que se publicó en El correo como otros cientos de artículos que he publicado en varios periódicos pero principalmente en el correo edición nacional .. los tienes también en google..y si quieres saber algo más de mis libros en español en inglés ..novelas en español en inglés y y artículos de cáncer pues te puedo dar mi blog o los tienes en Amazon
    respecto a la sociedad americana una cosa son los grandes creadores estoy de acuerdo contigo y otra es la mayoría de la sociedad entonces estoy de acuerdo con DeNiro y con Robert Altman gran calificado de estúpida así como 10 o 15 médicos amigos míos de Georgia de Miami de Boston Harvard algunos norteamericanos etcétera etcétera etcétera o sea que ya se ha dicho siempre que Francia se caracteriza por el orgullo España por la envidia Inglaterra por la flema salvo los supporters claro y Estados Unidos por la estupidez así que mucha gente está de acuerdo conmigo pero bueno seguimos repartiendo si escribes al email a esto no lo miro más de una vez al mes parece qué elimino se publica aquí pero en mi teléfono de la consulta es el 945 23 20 14 y te puedo dar mi email por teléfono o por whatsapp en el 629 047 141 un abrazo y perdona de nuevo por mi último comentario y para finalizar digo que se va a publicar en la revista araucaria de filosofía política un artículo sobre el narcisismo qué es el pecado de la humanidad y sobre el narcisismo político que es el pecado de este país

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: