Manumittere

Por: José María Fernández

Manumitir es dar la libertad a un esclavo. Pedro Sánchez (por el Estado de Alarma) tiene cuarenta y siete millones de esclavos y cuando Pedro Sánchez y la ahora su amiga en fechorías políticas, Inés Arrimadas, se dignen dar la libertad a sus esclavos se encontrarán con una España esquelética y unos ciudadanos que ya no saben ser libres, con unos ciudadanos que arrastrarán toda su vida las secuelas de la esclavitud. He leído, y no lo entendía hasta que me han convertido a mí en esclavo, que cuando un patricio romano daba la libertad a un esclavo, éste, frecuentemente, no quería irse porque sólo sabía ser esclavo y le pedía al señor que lo mantuviera como esclavo.

Pedro Sánchez, ahora con la ayuda de Arrimadas, ha mantenido vigentes tantos decretos de alarma que muchos españoles ya no sabemos ser libres. Es el logro de Pedro Sánchez y de Arrimadas: convertir a los españoles en esclavos, en gente con mentalidad de esclavos, porque de solucionar el problema del coronavirus nada de nada. Y el caso concreto de los niños-esclavos confinados es más tétrico todavía porque, además de esclavos, Jorge me decía que su situación es infernal, “que no responden a incentivos, ni positivos ni negativos, que han perdido la ilusión por las cosas, que están de mal humor y que no hay forma de meterlos en vereda ya que carecen de ilusiones” y de estímulos nuevos. Gran estadista Pedro Sánchez. Cuarenta y siete millones de esclavos lo avalan.

Lo de los niños. Lo de los niños es un drama. Es privar de savia nueva y de empuje a todo un país. Esta mañana, mañana de sol, un padre, que paseaba con su hijo, le sujetó por un brazo que llevaba descubierto y vi cómo se le hacía un momentáneo moratón en la carne fofa del brazo. En resumen, niños castrados psicológicamente y gordos, con gordura absurda, por falta de ejercicio.

No sé qué alternativa tenemos porque, como me recordaba José Luis (el de Sena de Luna), ya Unamuno en su Ensayo preliminar a la Vida de don quijote y Sancho decía que “los esclavizadores saben bien que mientras está el esclavo cantando a la libertad se consuela de su esclavitud y no piensa en romper sus cadenas”. Piénsenlo porque es que somos cuarenta y siete millones de esclavos, ¡en el siglo XXI!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: