Educación presencial vs. virtual

Por: Luis Ruiz.

Bien es cierto que el confinamiento ha demostrado la importancia de las nuevas tecnologías y de la e-administración; pero también ha ensalzado la figura de lo que en Ciencia Política se llama ” Street Level Bureaucracy”, aquellos  trabajadores que tratan directamente con el público y de cuya profesionalidad depende en gran medida la calidad de los servicios públicos: cuidadores, sanitarios, docentes…

La mayoría de profesores pasan por nuestras vidas sin mucha pena ni gloria. Sólo unos pocos logran marcarnos, algunos en sentido negativo, otros  en positivo. A éstos últimos los llamo Maestros (con mayúscula). Todos hemos tenido muchos profesores, pero muy pocos Maestros.

Yo tuve dos que marcaron mi infancia y adolescencia, respectivamente: El primero fue el difunto Juan Antonio Sancibrian,” El Profe” de 3º de EGB  del colegio Tagore. Versión hippy del protagonista de “El club de los Poetas muertos”,  nos hacía aprender jugando y riendo, incluso cuando nos “penalizaba” con los ” castigos surrealistas” que ideaba.

El otro es el crítico de teatro y poeta Fernando LLorente, mi profesor de filosofía en el Instituto Pereda, quien incluso nos ofrecía clases de refuerzo, fuera de su horario: “A mí me pagan por la parte que no me gusta, como evaluar o poneros faltas de asistencia… enseñar no lo considero una obligación, es mi pasión”.

Ambos tenían puntos en común: iconoclastas, políticamente incorrectos, inteligentes y humorísticos. Como buenos Maestros eran capaces de hacernos amar la materia que impartían y, lejos de adoctrinar, nos incitaban a reflexionar por nosotros mismos (los Maestros moldean ” libre- pensadores”). De ese modo me influyeron en muchos aspectos: mis estudios posteriores, mis libros, mi medio de transporte, mis valores, mi sentido del humor…quedaron impregnados por ellos. Y es que los auténticos Maestros tienen esa capacidad, algo que nunca podrá sustituir tecnología o Inteligencia artificial alguna.

La educación online debe ser una herramienta y un complemento eficaz y presente en el sistema educativo y en sus alternativas, como el homeschooling (“Educacion en casa”) o el auto-aprendizaje. Pero coincido con Sanchez Dragó en que la figura del Maestro, como transmisor de la “Aurea Catena” (cadena dorada del conocimiento) a sus discípulos, es algo presente desde la Antigua Grecia, e incluso antes, que no debería perderse jamás.

Además España dispone de una importante tradición de verdaderos Maestros pedagogos: Desde clásicos como Ferrer i Guardia o la Institución Libre de Enseñanza, hasta figuras más recientes como Cesar Bona (finalista, hace unos años, del premio al mejor profesor del mundo) o Juan Carrión, aquel  visionario que durante el franquismo enseñaba a sus alumnos inglés a través de las letras de los Beatles. Como lo hacía “de oídas” no cejó en su empeño hasta conocer personalmente a Lennon, quien le ayudó a corregir sus transcripciones y se comprometió a incluir las letras de las canciones en el siguiente disco (el famoso Sargent Peppers), algo inédito que en adelante fue emulado por todos los grupos musicales, modificando así la posterior historia de la discografía.

Ciertamente, las deficiencias de un profesor “mediocre” se verán compensadas si proporciona la materia de forma completa, estructurada y a través de unas buenas herramientas tecnológicas. Pero la buena enseñanza presencial aporta una serie de relevantes factores que le otorgan un “plus” frente a la virtual:

Si nos centramos en las edades infantiles (Primaria, Secundaria), la presencia física del docente resulta fundamental, hasta el punto de que los mejores formadores deberían hallarse en la infancia. Pero, además, el acudir al centro cumple otras dos funciones muy importantes: la relación del niño con sus compañeros, y la conciliación de la vida laboral y familiar.

Y si nos centramos en edades juveniles y enseñanzas superiores (Universidad, Formación Profesional…), se repite la importancia del grupo de iguales -como principal agente de socialización en la vida del joven- junto con otros aspectos vivenciales como las prácticas laborales; o el debate e intercambio de ideas y de bibliografía que tiene lugar tanto en el aula -con la ayuda del maestro-, como fuera, entre compañeros, a menudo en ese “ágora” que constituyen las cafeterías de las Facultades.

Fue precisamente mi referido Maestro F. Llorente quien me aconsejó que dejase de estudiar a distancia y prosiguiera en la Universidad de Barcelona, porque “los estudios universitarios , además de cursarlos, hay que vivirlos”, exprimiendo a fondo la vida cultural, asociativa, deportiva y social, que también suponen un valioso enriquecimiento y aprendizaje no- académico.

En definitiva, al hilo del debate que se está generando entre educación presencial y virtual, considero que la segunda  está llamada a ganar protagonismo en el quehacer del  maestro moderno, y también en aquellos casos que no permiten la asistencia presencial. Pero sin convertirse en un sustitutivo de ésta, o estaremos confundiendo medios con fines, con el consiguiente  riesgo de romper esa “cadena dorada” del conocimiento humanista y libre; y de quedar abocados a una educación cada vez más deshumanizada y tecnocrática.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: