El Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil

Por: Daniel Calixto.

Esos hombres y mujeres buenos, excelentes y necesarios

El honor a de ser la principal divisa de la Guardia Civil, debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás.” (Artículo Primero de la Cartilla de la Guardia Civil).

Pedro-Agustín Girón de las Casas (1778-1842), Primer Duque de Ahumada y Cuarto Marqués de las Amarillas, fue el padre de Francisco-Javier Girón y Ezpeleta (1803-1869), fundador de la Guardia Civil. Pedro-Agustín fue un muy notable militar (Teniente General), miembro de una importante familia de la alta aristocracia castrense de España; fue también un político liberal moderado español.

Pedro-Agustín Girón de las Casas en el año 1820 ocupó, aunque por muy poco tiempo, el cargo de Ministro de Guerra y fue también miembro del Consejo de Regencia durante la minoría de edad de Isabel II, reina de España en aquella época. Cuando fue nombrado Ministro de Guerra quedó sorprendido de la pésima situación en que se encontraba el orden público en España. Mal endémico. Y es a partir de estas circunstancias cuando Pedro-Agustín se dedicó incansablemente a estudiar y poner en práctica un ambicioso proyecto para poner fin a aquella intolerable situación. Su hijo, Francisco-Javier Girón y Ezpeleta, también colaboró y trabajó en tal proyecto. Con fecha 30 de julio de aquel año de 1820, como Ministro de Guerra, Pedro-Agustín hizo un Decreto para establecer un Cuerpo de Seguridad Pública de extensión nacional que habría de llamarse Legión de Salvaguardias Nacionales, para intentar conseguir imponer seguridad en todo el país, agobiado y maltrecho por el bandolerismo surgido unos años antes de la Guerra de la Independencia. En menos de diez años la Guardia Civil cumplió con su cometido devolviendo la tranquilidad a España eliminando bandoleros y gente de mal vivir.  Hay que dejar muy claro que este proyecto, y no otro, sirvió de base para que 24 años después su hijo, Francisco-Javier Girón y Ezpeleta, ya segundo Duque de Ahumada y Quinto Marqués de las Amarillas, fundara la Guardia Civil, siendo además Mariscal de Campo (similar a General de División) y Coronel Honorario de la Guardia Civil, posiblemente la titulación que más apreció.

Es posible que los peores momentos vividos por el Benemérito Cuerpo desde su creación (año 1844) hayan sido, por orden cronológico: 1.- Los tiempos de su fundación, debido al desorden imperante y al abundante bandolerismo existente en España. 2.- Cuando la desaparición y huida del socialista Luis Roldán, Delegado del Gobierno en Navarra y posteriormente Director General de la Guardia Civil. Ya sabemos cómo terminó este elemento socialista. 3.- Y la época que estamos viviendo con este Gobierno fascista que tenemos (fascismo: “Aptitud autoritaria que socialmente se considera relacionada con el fascismo.”  /  Diccionario de la lengua española – Edición del Tricentenario – Actualizado en el 2019).

Porque acción socialmente autoritaria es algo que este Gobierno, especialmente su Ministro  de Interior, Fernando Grande-Marlaska, está ejecutando con determinados altos cargos de la Guardia Civil. Primero fue el Ilustrísimo Señor Coronel de la Guardia Civil Don Diego Pérez de los Cobos, después el Excelentísimo Señor Teniente General Don Laurentino Ceña, y solamente unas horas más tarde el Excelentísimo Señor Teniente General Don Fernando Santafé Soler. Debe saber Grande Marlaska (y lo sabe) que la policía judicial no debe dar cuenta de sus acciones a nadie (por muy Ministro que Grande Marlaska sea), sino única y exclusivamente ante el juez (otra acción fascista si se procede de otra manera). Estos son los tres casos ejecutados contra la Guardia Civil, hasta este momento, por el Ministro del Interior, que no serán los últimos, como tendremos ocasión de ver. A mí me han dolido estos desaciertos del Ministro que, al menos yo así lo creo, tienen únicamente una base estrictamente política, pero me ha dolido mucho más lo referente al General Santafé Soler, porque he compartido con él mesa y conversación (apolítica totalmente) en más de una ocasión. Y en cuanto a dimisiones, márchese usted ya, Fernando Grande Marlaska, porque si continúa en esa línea y por su demostrada ineptitud puede ser peligroso para unos y otros y al final para todos. Si usted, ustedes, hubieran actuado debidamente, al margen de intereses personales y de partido, la cantidad de muertes por coronavirus sin duda hubiese sido menor, y esto es algo que llegado su momento, que llegará, tendrán que dar cuentas a la justicia y al pueblo en general. No son pocos los casos que en el Gobierno al cual usted pertenece da la cierta impresión de la existencia de engendros Hitler-Stalin.

Y cambiando la seda por el percal, decirle que fui nieto de un buen hombre que fue Guardia Civil, el brigada Garrido, como era conocido dentro y fuera de la Benemérita. Era de Villalgordo del Júcar, provincia de Albacete, y sus últimos años de profesionalidad estuvo destinado en Intervención de Armas en la Comandancia de esta ciudad manchega. Me honro y mucho por haber sido su nieto, no sólo por la familiaridad, sino porque fue un hombre honrado, bondadoso y tolerante, sin por ello dejar de cumplir fielmente con las misiones que por ser Guardia Civil tenía encomendadas. Un hombre que jamás se vendió, como cualquier otro Guardia Civil (que sepa Grande Marlaska que la Guardia Civil ni se compra ni se vende). Acompaño con orgullo su foto junto a este texto que escribo. Pero no quiero dejar de decirle que mi abuelo fue uno más de los perseguidos por sus viejos camaradas, los de usted, y que tuvo que vivir largo tiempo escondido para evitar el paseíllo y el disparo en la nuca.

Y le recuerdo (sólo por si no lo sabe) que los panfletos y literatura barata y falsa de La memoria histórica, su memoria histórica, es un insulto a la realidad y a la historia misma. Sí, estoy a favor de tal memoria, pero de la memoria sin partidismos ideológicos, la historia de verdad verdadera. Lea usted la revista (no sé si ya desapareció) Cartagena histórica (monográfica—números 1 y 36), o lea mi artículo sobre Milan Kundera y su obra El libro de la risa y el olvido. En https://www.laretaguardia.com.

Y para evitar confusiones ideológicas por todo esto que digo vea la web citada y lea  Políticos / depredadores de siempre.

4 comentarios sobre “El Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil

  1. Al autor del artículo. Por favor, “El honor a de ser…” se escribe: “El honor ha de ser…”. Ese “a” lleva una “h” como un castillo. Gracias. Un saludo.

    Me gusta

  2. Efectivamente, debería llevar una h, pero verá que va en cursivas y entrecomillado, lo que supone que es una copia literal del texto original que es el que yo he manejado. No obstante, le agradezco su observación y quedo a su disposición para facilitarle cualquier opinión e información que de mí precise y pueda contestarle. Repito mi agradecimiento

    Me gusta

    1. Don Daniel. Está usted en lo cierto con lo del entrecomillado y no lo había pasado por alto. Soy muy quisquilloso con la ortografía, a pesar de que cometo más de una falta al cabo del día. Gracias por este maravilloso artículo y a todos los que habéis puesto en marcha “La Retaguardia”. Una contraofensiva necesaria que se recibe como agua de mayo. Un fortísimo abrazo para todos los que escribís y compartís ideas y puntos de vista lejos del terrorífico pensamiento único que tratan de imponernos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: