La doma

Por: José María Fernández.

No me cabe la menor duda. Con los sucesivos decretos de Alarma el gobierno nos ha tomado a los ciudadanos por caballos salvajes y se ha propuesto domarnos. Y lo está haciendo sin escrúpulos de ningún tipo. Por lo tanto, si usted quiere ser, no un ciudadano racional y libre, sino un potro domado siga, siga y siga al gobierno y sus directrices. En la realidad no está claro cuál de los variados métodos de doma de caballos es el mejor, el más rápido, el más eficaz, pero en todos los casos el comienzo y el final es el mismo. Se parte de un animal indómito que responde agresivamente al intento de montarlo y se llega a un ejemplar sumiso y obediente que se ha transformado en una eficiente “herramienta” carente de peligrosidad.

Con los ciudadanos el gobierno hace lo mismo, aplica el método de doma más eficaz en cada caso para que al final en lugar de ser unas personas libres y racionalmente educadas y responsables pasemos a ser “herramientas” al servicio del gobierno. Sería muy largo e inútil ir señalando uno por uno los métodos de doma porque al final siempre se nos olvidaría alguno, pero no me resisto a traer aquí los que en este momento más me llaman la atención. El primero es el de los sucesivos decretos de Alarma porque con ellos los ciudadanos somos una especie de “peleles” secuestrados y vilipendiados a los que se les puede zurcir a multas, prácticamente obligar a pedir perdón por no sabemos qué y frecuentemente abocados a la pérdida del trabajo y la autoestima. Método perverso. El segundo. Un hombre libre, en una sociedad libre y democráticamente organizada, dispone de unos recursos, entre ellos la justicia, para frenar la pulsión irrefrenable de control y doma del gobierno, de este gobierno, pero actualmente a quienes colaboran con la justicia y los órganos democráticos se los machaca, se los aparta, se los cesa, se los somete a doma, tal es el caso escandaloso de lo que está haciendo el ministro Marlaska con la guardia civil. No hace falta explicarlo más. El tercero. En una sociedad democrática y libre los ciudadanos, todos nosotros, podemos y debemos estar informados de lo que sucede y de quién o quiénes nos tratan como caballos a los que hay que domar, pero como esto no le interesa que se sepa al gobierno que tenemos, “compra”con dinero público a los periodistas y quedamos indefensos.

Un comentario en “La doma

  1. Precisamente hace unos días comenté con alguien, al hilo de que ya no hay burros (un animal que me gusta mucho), el servicio que han prestado a la humanidad los caballos, las mulas y los burros. Y la injusticia para con ellos de tener a estos discretos animales tan olvidados. Es lo que se llama hablar por hablar, mira tú qué cosas se pone este menda a decir, ¿no? No se me ocurrió pensar en la población, o en los súbditos del poder si así se la considera, como potros salvajes sometidos a proceso de doma. Tampoco como mulas. Y mucho menos, Dios me libre, como burros.

    Me gusta

Responder a Marcelino Valero Alcaraz Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: