Nuestros símbolos no les representan

Por: Dalmiro II.

  Salvemos Occidente de las llamas 

Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra… 

Elegisteis el deshonor y tendréis la guerra

W. Churchill

Churchill como artista y como ser humano me importa un monocromático pimiento de bodegón, ya está, ya he dicho lo que muchos estábamos pensando. No me mal interpreten, no es que esté pidiendo que quemen su estatua. Su efigie no. Su imagen sí que me importa, mucho más que él. Su escultura representa Occidente y nuestro mundo está en llamas. Colón decapitado, Churchill mancillado ¿Quién será el siguiente? El Cantar de Mio Cid no lo toquen porque iremos a la guerra. Charlton Heston resucitado en Peñíscola con la espada del Señor de la guerra y montado en una cuadriga de Babiecas. Recuerden que Cuando ruja la marabunta habrá que recurrir a La ley de los fuertes y a Los indomables para evitar acabar como Gordon en Kartum.

Churchill fue muy valiente y culto, pero también vengativo. No siempre fue fiel pero desdichado como prometía su escudo de armas. En ocasiones, era un hombre que no cumplía su palabra. Se fugó con 25 años de un campo de prisioneros sudafricano donde le tenían los bóers encerrado bajo palabra de caballero de no fugarse. Tras incumplir su promesa vendió aquella fuga como una heroicidad que le trajo fama y prestigio. Fue recibido en Durban como un nuevo Ulises tras una Odisea heroica. En aquella época era delgado y podía escalar muros y estar varios días sin beber. Le echó cojones, en esa y en muchas otras ocasiones. No siempre fue un obeso pegado a un  puro que mandaba asesinar  a civiles desprotegidos. 

Churchill se mostró a favor de  bombardear a los manifestantes irlandeses desde el aire, sugiriendo el uso de “bombas ametralladoras” a principios de los felices años veinte.  Dos décadas después dio la orden de bombardear Dresde en el último capítulo de la Segunda Guerra Mundial (febrero de 1945) asesinando a 25.000 personas (así en número para que se vea bien). La mayoría mujeres, viejos y niños ¿No lo sabían? Vaya, pues entérense porque  White Lives Matter Too aunque fuesen alemanes. 

Eran mujeres, viejos y niños, no eran nazis, eran civiles refugiados, hambrientos y hundidos. Churchill dictó la orden a sabiendas de que lo hacía para desmoralizar al enemigo, para arrancarle su pasado, su futuro, su solaz de guerrero vencido y de paso, ya puestos, quebrarles sus símbolos y su moral. Una joya reducida a cenizas. La Florencia del Elba convertida en un cráter vacío. ¿Por quién tañían las campanas de la iglesia de Santa Sofía? Quizás por el alma de Wagner. En Dresde había estrenado un siglo antes de la masacre El Holandés Errante y Tannhauser. Casi nada. 

Winston era un clasista, alcohólico, más interesado en Estados Unidos (de donde era su libertina madre que tenía sangre iroquesa) que en Europa, si bien es cierto que salvó a Grecia del estalinismo porque había leído a Lord Byron, pero a cambió no movió un dedo por la otra mitad de Europa, que cayó bajo las zarpas soviéticas. Quizás por eso hoy pintarrajean su estatua en Praga los amigos de los africanos. Sin embargo, a pesar de todo, Churchill es Occidente. Representa milenios de civilización. Simboliza el Arte al que era tan aficionado, encarna la Cultura y la Historia con mayúsculas. Nuestra narrativa común y sus símbolos

Su estatua tiene el valor simbólico de jugar en casa. Es el amuleto del clan, por eso tiene valía e importancia y por eso los violentos no europeos la quieren romper. No les importa lo que pensase sobre los pastunes o sobre los sudaneses, lo que les importa es quebrar Occidente, arrancarnos los símbolos, rasgar nuestra identidad, robarnos el pendón, la Historia y la bandera y por ahí no paso. Occidente no se rinde. De rodillas nos quieren poner para decapitarnos y filmarlo con sus teléfonos móviles, pero primero decapitarán nuestras estatuas para dejarnos sin referentes, sin narrativa, sin hoja de ruta. Cada estatua caída es una brújula rota para nuestro pueblo. Estoy hablando de Europa, no de Estados Unidos. En Europa los no autóctonos vinieron voluntariamente. Nadie les trajo en barcos de esclavos.

Anómicos, perdidos, desorientados, sin capitán ni estandarte quieren que claudiquemos, sin lucha. El ocaso de las tribus europeas y sus respectivos clanes. Vamos siendo sustituidas por una tribu rival no autóctona que trae sus propios símbolos de recambio, sus chamanes, sus colores diferentes y por eso no se reconocen ni en el espejo de Churchill ni en la estatua de Colón ni en ningún otro. La gran sustitución que anticipó Renaud Camus está siendo un éxito demográfico pero requiere también la sustitución simbólica para ser un triunfo completo.

Nuestros símbolos les molestan, Bajo el falaz manto del anti racismo se esconde la imposición de lo suyo. Eso es lo que buscan realmente. Muchos  (no todos) no desean integrarse. Ahondando en ello, hace un par de días el Daily Mail preguntaba a dos muchachos no blancos  ¿Por qué querían que se quitase una celebre estatua de su ciudad? A lo que respondían “que no sabían quién era el hombre de la estatua, pero que había que quitarla”. Si no es de ellos no les vale. The Whiteman is guilty, el blanco es culpable.

Eso también está pasando en España pero de manera más sutil. Hay muchas maneras de tirar una estatua. Cojan un tren, como hice yo, y vayan a Madrid. Verán botellones de latinoamericanos y subsaharianos que van siendo surtidos de bebidas por los bangladesies mientras perrean en fraternal armonía. Ante la estatua de Calderón de la Barca, orinando a los pies de Federico García Lorca y su paloma de la paz. Eso presenciamos varios testigos en la plaza donde se ubica el Teatro Español (deberían de renombrarlo como Corral de Comedias Expañol). La policía lo permite todo a pesar de la Pandemia. Se tolera que los de fuera mancillen lo nuestro pero no se acepta que ustedes salgan a la calle después del toque de queda. 

Calderón de la Barca arriesgó su vida por España como soldado, pero eso no es importante. García Lorca  fue injustamente asesinado al principio de una guerra civil, pero eso no es relevante. Tampoco lo es el descanso de los vecinos que allí puedan habitar. Lo importante es lo ajeno. El Patriotismo Constitucional de Habermas ha sido un tiro al aire, una última bala desesperada pero que en realidad es de fogueo, un disparo efectuado con una pistola de bengalas todo lo más. Una llamada de auxilio en mitad del océano mientras el barco se  hunde, con la vaga esperanza de que alguien la vea en el horizonte infinito. Una gasa para amortiguar nuestro derrumbe desde el pedestal quebrado.

El multiculturalismo lo que conlleva es precisamente eso; una multitud de culturas con sus propios símbolos múltiples a los que los de las culturas de los demás no les dicen nada. Para muchas minorías étnicas de Europa nuestros símbolos, estatuas, pasado, gestas, historia y pilares como civilización son un lastre. No les son indiferentes sino que les molestan y por eso quieren destruirlos. Como en la celebre novela de George Orwell, 1984, aspiran a rescribir la Historia y lo peor es que nosotros somos sus cómplices, les estamos rellenando el tintero. No todos vienen en son de paz a integrarse.

4 comentarios sobre “Nuestros símbolos no les representan

  1. Hay una serie de erratas que el autor modificó pero que no pudieron ser publicadas a tiempo por estar ya maquetado. Las más evidentes son un reescribir al que le falta una e , un Basta que va detrás de coma, cuando debería ir detrás de punto y seguido, etc. El lector asume benevolamente que son erratas, golpes veloces de teclado, pero conviene pedir disculpas en cualquier caso.

    Me gusta

    1. Quise decir Bajo el falaz manto del anti racismo. Delante de Bajo debería de ir un punto y no una coma. Escribí Basta en la nota anterior, pero era Bajo. Hasta corrigiendo erratas cometo erratas debido a la velocidad con la que escribo. De la misma manera falta un espacio en white man. En de White man is guilty y una e en reescribir la Historia como ya mencioné antes.

      La aceleración se debe a que voy galopando de camino a Asturias para evitar que toquen la estatua de Don Pelayo.

      Me gusta

  2. Creo que hay otro error, o al menos así me lo ha parecido a mí al primer golpe de vista. Y es que sucede a mi modo de ver, y eso sí que es anómalo, que nuestros símbolos no nos representan. Si los héroes occidentales del pasado nos vieran no me cabe la menor duda de que serían de la opinión de que los europeos actuales no tienen nada que ver con ellos, y si dos cosas no tienen nada que ver entre sí difícilmente puede una de ellas representar a la otra. Es una simple opinión y naturalmente que podría estar equivocado, pero mi percepción es que la distancia entre los ancestros y sus descendientes actuales es sideral.

    Me gusta

  3. Por eso conviene que vayamos despertando todos (al margen de las malditas ideologías políticas) y tomando conciencia de que los europeos que nos precedieron lucharon, sangraron y en muchas ocasiones murieron en múltiples batallas y guerras para que nosotros podamos disfrutar ahora de este continente, no para que lo hundamos. La paz actual y la democracia parlamentaria han sido fruto de una evolución progresiva de conflictos internos y transformaciones paulatinas que jamás se hubiesen podido dar si antes no hubiesemos resuelto los conflictos externos con otros grupos que quisieron erradicar nuestra civilización. Nuestro actual estado de paz y libertad son, sin duda alguna, resultado de una cosmovisión estrictamente occidental y se ha alcanzado tras siglos de conflictos.

    Pelayo en Covadonga no estaba haciendo rafting, Jaime I en Valencia no estaba comiendo paella, Cervantes en Lepanto no estaba de vacaciones. Nada ha sido gratis ni sencillo. Muchos siglos y muchas muertes para que ahora las mujeres occidentales puedan ir sin velo por ejemplo o para que estemos en una democracia parlamentaria y no en un Califato sin división de poderes.

    Es cierto que ahora hay algunos europeos que buscan el suicidio de nuestra civilización, no tienen conciencia de su propia Historia. Además se quiere borrar esa conciencia histórica a las nuevas generaciones eliminando datos históricos de los nuevos planes de estudio. Reescribiendo la Historia. El multiculturalismo sólo les va a conducir a ser masacrados como están siendo masacrados los blancos en Sudáfrica. No veo que nadie se manifieste por ellos, por cierto, tampoco veo que les den el status de refugiado. Sería mucho más sencillo integrar a un sudafricano de origen europeo que a un sirio, un africano o un latinoamericano de origen no europeo.

    Se puede integar a inmigantes de otras culturas y otros fenotipos no caucásicos en un número pequeño, sin racismo alguno, lo que no se puede es abrir las fronteras a todos y permitir que nuestros símbolos y forma de vida sean remplazados por civilizaciones ajenas, porque sólo nos traerá la destrucción. No es racismo, ni es ideología, es un hecho objetivo. La sustitución demográfica conlleva sustitución cultural y genera tensiones cuando existen grupos humanos con culturas contrapuestas y con cosmovisiones incompatibles en un mismo territorio. Pensar lo contrario es inocente y estupido en el mejor de los casos. Europa tiene lideres suicidas que creén que Europa puede sobrevivir sin consecuencias a una sustitución demográfica y cultural, se equivocan completamente porque son esclavos de su ideología internacionalista globalista y multiculturalista; una suerte de nueva secta fundamentalista que desprecia la razón. También son deudores de los sueldos que reciben a cambio de destruir un Continente que no les pertenece, introduciendo una nueva masa de votantes no europeos, nacionalizados a toda velocidad, para poder lograr victorias electorales mediante redes clientelistas. Puro caciquismo para sostener en el poder a los Garzones y macrones de turno.

    Los abuelos y antepasados de esta nueva casta oligarquica y suicida les vomitarían encima si pudieran verles hacer lo que están haciendo con Europa. Europa no es de ellos, ellos son tan solo inquilinos transitorios. Europa pertenece a los que lucharon por ella y a nuestros descendientes, nosotros sólo estamos aquí para preservarla tal y como nos la dieron tras siglos de guerra y victorias costosas.

    Llegará un día que los nietos de los políticos a los que Soros está pagando las casas de lujo no podrán disfrutarlas porque Europa será demasiado peligrosa y los autóctonos serán perseguidos por su color de piel y por su cultura como ahora se persigue y se destruye sus símbolos ante nuestra aquiescencia y pasividad. Nada ha sido gratis, pagaremos el precio tarde o temprano.

    Despertad o vuestros nietos orinarán sobre vuestras tumbas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: