Ambulare in ius

Por: José María Fernández.

“Había una vez”… Hubo, hace tiempo, tres poderes independientes que eran, según Montesquieu, el legislativo, el ejecutivo y el judicial. Había una vez. Hubo, pero no hay. Los políticos, por lo menos los políticos que ahora gobiernan en España, han asesinado a Montesquieu y, por supuesto, con él ha desaparecido el sistema democrático, la democracia, en suma. Los políticos que ahora gobiernan en España se han endiosado. Funcionan como auténticos sátrapas. Yo creo que Miguel Ángel Asturias (Premio Nobel) escribió El Señor Presidente adelantándose, con una ucronía genial de lo que ahora sucede en España. Es de lectura obligada para entender cómo es y cómo funciona nuestro gobierno. Pero no me hago ilusiones. Los que no lo hayan leído no lo leerán. Hay, en la actualidad, dos coronavirus en España, el de la pandemia y el que nos ha inoculado subrepticiamente el gobierno para mantenernos idiotas mentales, para que no nos demos cuenta de que ha asesinado a Montesquieu y borrado la democracia. En su lugar funciona un aparato totalitario, el del socialismo comunista, para más señas. La suya es una orgía de poder. Y como se han cargado la separación de poderes no hay quien les dé el estacazo que se merecen. A los ciudadanos nos miran torcidamente porque no les importamos, porque somos sospechosos de todo lo peor y como no merecemos su consideración legislan por “decreto”. Decreto tras decreto. Y decreto va y decreto viene. Y tras los decretos vienen los sucesivos Estados de Alarma, negociados, por cierto, entre chamarileros que se reparten trozos de España y de su soberanía como si de un queso de porciones se tratara. Y a un Estado de Alarma sigue otro Estado de Alarma, y otro, y otro, y otro… de tal manera, que si no me equivoco, España es el país del mundo que más encierros de ciudadanos ha tenido, que más privaciones de libertad ha soportado, en el que más se ha pisoteado la separación de poderes, en el que más melopeas de grandeza han demostrado tener sus gobernantes. Gobernantes ebrios, ebrios de poder. Gobernantes que cada vez que obtenían en la subasta entre chamarileros un nuevo Estado de Alarma decían que era prolongación del anterior. Mentira. La ley no permite un Estado de Alarma de más de quince días. No hay prórrogas posibles. Hay nuevos Estados de Alama. Hay asco contra todos nosotros y por eso se nos estabula. Para que se sepa quienes controlan los tres poderes del Estado. No creo que podamos “ambulare in ius”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: