Defendiendo a Marsé

Por: Miguel Dalmau.

Ya me extrañaba a mi que no empezaran los ataques sobre el escritor de Barcelona, evocando anteriores trifulcas suyas o posicionamientos literarios (Marsé-Umbral, por ejemplo) y recurriendo a argumentos ad hominem. Adjunto un comentario que he colocado al pie de una dura opinión de un colega nacional, al que por otra parte me unen muchas buenas cosas. El Cielo sabe que me las tuve con Marsé públicamente a raíz de mi biografía de su amigo Gil de Biedma. Pero no estoy de hostias. Lo siento. Me crié en el western. Ahí va: “Respeto tu opinión pero estás totalmente equivocado. Aunque no era santo de mi devoción, Marsé era un gran novelista, a diferencia de Umbral, que jamás lo fue. Tenía razón además en lo de “prosa sonajero” de Umbral, tal como un autor en sus antípodas, un tal Juan Benet, se encargó de proclamar el infausto día en que Umbral recibió el Cervantes. (Te recomiendo releer sus declaraciones al respecto). Si el Cervantes de Marsé fue por Gamoneda, como dices, el de Umbral tuvo un valedor mediocre y torticero, el crítico García Posada. Ojo, pues, con sacar trapos sucios cuando los muertos aún están calientes. No me vale ni de coña que busques las ilustres genealogías-francesa, claro es-, de algunos antihéroes de Marsé. Nos ha jodido. Vamos ahora a reclamar certificados de pureza literaria en un país de copiones, y encima sin el menor talento. En este tema yo estaré siempre del lado de Marsé, porque es el lado de la verdad y de la vida, lo otro son pajas mentales y literarias, más o menos brillantes, de borrachuzos, muy “madriles”, por cierto, muy de villa y corte, muy de tener a la peña en vilo para que el genio te saque en su columna semanal, de rodillas y suspirando. Desde mi Barcelona, la de Marsé, eso es tan ridículo, tan falso y tan pobre que preferimos hablar de putas, peluqueras, charnegos, maleantes, etc. Porque esa es la verdad de la vida, no la otra. Dicho esto, nuestro común amigo Sánchez Dragó dijo ayer que había muerto el novelista español más importante desde Baroja. Y en cuanto a la prosa sonajero, también se pronunció Borges “avant la letre”….”La literatura española, cliente siempre de la retórica y el diccionario”. Pues eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: