Tanto todo para nada

Por: Fernando Sánchez Dragó. // Ésa es la frase que campea en el frontispicio del semanario digital La Retaguardia que fundé, desde la celda impuesta por el cautiverio, hace ya más de un trimestre. El pasado miércoles salió su décimo tercer número (laretaguardia.com). Lo hice para mantenerme vivo mientras el mundo se derrumbaba más allá de mi balcón.