Sánchez Dragó baila en la cuerda floja de la clandestinidad

Por: Diego Medrano. // Fernando Sánchez Dragó, eterno hombre de aventura y sorpresa, los ojos reidores más televisivos, publica en Planeta el segundo tomo de sus memorias, continuidad de Esos días azules: Memorias de un niño raro, bajo marbete bélico y no menos tierno: Galgo corredor: Los años guerreros (1953-1964). Juventud y egolatría, por supuesto, mucha y amplia dragolandia, pero también buena prosa, medicina que resucita a los muertos, antidepresivo contra el tedio, vida y no pandemia, ambrosía y néctar sobre tiempos legendarios, noches y borracheras memorables, coitos sin una perra gorda, trucos para vencer la muerte y salir indemne.

‘Galgo corredor’: el retrato de un país, de una época y de la peripecia vital del autor

Por: La Retaguardia. // El libro tiene amor, locuras, libertad, política y sexo. De no ser así no sería éste digno libro del autor. En esos años se casó, tuvo su primer hijo, se fugó a Italia con el segundo gran amor de su vida y lo perdió en la brava refriega de un tercer y apasionado romance que tendría larga andadura.

Girona, historia de una traducción (que no traición)

Por: Anna Grau. // Empecemos por el principio: como todos sabéis, estamos en pleno Año Galdós. El 4 de enero de este año, de 2020, se cumplía el centenario de Benito Pérez Galdós y se daba el pistoletazo de salida de lo que prometía ser un año literariamente muy feliz…