Editorial

El avisador numantino

La señorita Nouvelle Vague

La que se avecina

Me apropio del título de una conocida serie de televisión. Era cómica. Esta columna será más bien trágica o, por lo menos dramática, pues no soplan buenos tiempos para nadie…

Marsé

Conste en acta que apenas conozco al hombre cuyo primer apellido sirve hoy de rótulo a este capítulo de la dragontea. Nos hemos visto al sesgo en dos o tres ocasiones que él, probablemente, ni siquiera recordará…

Mi estrategia frente al coronavirus

De momento no lo he pescado, pese a ser grupo de alto riesgo por razón de edad (ochenta y tres años), de dolencias adjuntas (tres bypasses y una válvula de vaca en la aorta) y de contactos establecidos, antes de que se decretara el estado de cautiverio y todos nos pusiéramos en actitud de cautela, con tres personas contagiadas: Santi Abascal, Javier Ortega Smith y Macarena Olona…

Hasta pronto

No les digo adiós. Les digo hasta pronto. Chao, lectores. Nos vemos. Sean relativamente buenos y todo lo felices que puedan.

Últimas tardes con Marsé

Nada más que decir. Un crisantemo. Un minuto de silencio. Una línea en blanco. Y una última tarde con Marsé.

A cuento de mi último editorial

Ya saben que en él hablaba de ‘Galgo corredor’, el nuevo libro del dire. Como casi todo lo que él escribe, este volumen es también autobiográfico. Días después de la salida del libro y del editorial de marras, encontrándome yo en un café de Madrid, sentada a la fresca y resistiendo las embestidas veraniegas, un lector de esta revista me preguntó: “¿Tú crees que lo que escribe Dragó es todo verdad? Yo no lo creo. La literatura autobiográfica es siempre falaz”. Fin de la cita.

A %d blogueros les gusta esto: