Un diario y dos gatos

Semana XIV en los diarios de Ayanta

Por: Ayanta Barilli. // 22 de junio: Soy una mentirosa. No lo puedo evitar. Siempre cuento un montón de mentiras. Y desde que se desató este pandemonium y comencé un diario privado que se convirtió en público, todavía más.

Semana XIII en los diarios de Ayanta

Por: Ayanta Barilli. // 16 de junio: Me equivoqué. Tenían razón ellos, los de los libros que leí. Tolstoy, Stendhal, Zweig. Y todos los demás. Los de las películas que vi, los de las sinfonías que escuché, los de las poesías que canté…

Duodécima semana en los diarios de Ayanta

Por: Ayanta Barilli. // 8 de junio. Me levanto de la cama, me ducho, extiendo crema hidratante en mi piel, rocío mi cuello de colonia, me recojo el pelo, coloreo mis mejillas, me pinto los ojos, repaso con un lápiz el contorno de mis labios. Contemplo los vestidos colgados en mi armario. Elijo uno, me lo pongo. Calzo mis pies con unas sandalias de tirita fina en el tobillo. Me miro en el espejo, aliso la falda.

Undécima semana en los diarios de Ayanta

Por: Ayanta Barilli. // Dos de junio: Están los que aplauden, los que le dan a una cacerola, los que se divorcian, los que van en coche solos con mascarilla, los que no se atreven a salir de casa, los que hacen botellón, los que se disfrazan de ciclistas…

Décima semana en los diarios de Ayanta

Por: Ayanta Barilli. // Escribo sobre mis miedos para ahuyentarlos. Sin embargo, a menudo, cada vez más a menudo, tengo la impresión de que el resultado es el inverso.

Novena semana en los diarios de Ayanta

A mí lo que me pasa es que no soporto que me cambien nada. Me gusta que todo permanezca igual. A veces incluso lo malo. Por eso mi madre me llamaba la bambina antica, la niña antigua. No por antigua, sino por conservadora.

Sexta semana en los diarios de Ayanta

28 de abril. Como era de esperar la alarma estatal se ha convertido en paranoia social. Una dolencia psicológica de muy mal pronóstico que ataca de forma “asimétrica”, aunque masiva, a la población…

Quinta semana en los diarios de Ayanta

21 de Abril Las palabras cambian según se alarga y recrudece el confinamiento. Palabras repetidas hasta la náusea. Circunstancias difíciles, bulos, repuntes, fase de estabilización, inmunidad, datos, deuda, bono, desconfinamiento, déficit, desafío, desescalada, rebrote. Palabras hueras, sin corazón. Frías. Muertas. Palabras deshabitadas.  Si yo fuera vieja me echaría a la calle para hacer algo impropioSigue leyendo “Quinta semana en los diarios de Ayanta”

A %d blogueros les gusta esto: